EL CONTROL MENTAL

El control mental no indica una capacidad especial ni un control de la mente ajena, esto último es manipulación.

Diariamente te enfrentas a situaciones que te pueden desbordar y provocar emociones que te afectan negativamente como la ira o la envidia. Cuando no controlas la mente puedes actuar o decir cosas que son fruto de la rabia, ira o cualquier otra emoción. Luego te arrepientes, de tus palabras o actos, porque no es eso lo que piensas realmente.

El control mental es tomar consciencia de tus emociones y pensamientos para que no sean protagonistas en tu conducta. Te permite vivir las situaciones con calma y te ayuda a tomar decisiones que te ayudan  Los ejercicios para trabajar el control mental te ayudaran a tener una mejor perspectiva de tu vida diaria.

Consejos para trabajar el control mental

  1. Estás aquí y ahora en el presente, conecta contigo misma y tu entorno. Lo que sucede es presente, no tiene nada que ver con pasado o futuro. Reacciona en el presente.
  2. Reflexiona, observa, no te dejes llevar por  hipótesis o suposiciones.
  3. Trabaja tu empatía para ser consciente de las emociones de los demás tanto como de las tuyas propias. Eso te ayuda a desarrollar tu inteligencia emocional.
  4. Autoobservate, no actúes condicionada por emociones fruto de otro tiempo. No te dejes llevar por un duelo mal evolucionado.
  5. Vive tu vida conscientemente. Come y bebe saboreando, camina y disfruta del camino, respira siendo consciente de tu respiración, trabaja, siente, todo dándote cuenta de lo que haces. No pongas piloto automático. Pilota tu vida.
  6. Cuando hables con otros no pienses en lo que vas a decir. Escucha y observa las palabras y la actitud, que en ocasiones es más elocuente que lo que se dice.
  7. Practica la meditación. Meditar no es estar relajada y con la mente en blanco, es también observar los pensamientos y dejar que fluyan.
  8. Cuando sientas que no llevas el control detén un minuto tu reacción. Observa que es lo que te descoloca.

El control de la mente y la salud física y emocional interaccionan entre ellos. Si la mente está descontrolada afecta al sistema emocional, éste a su vez incide en el estado físico. De este modo una mente estresante, por tu trabajo o vida familiar, puede dar lugar a problemas digestivos, contracturas musculares y otras afecciones de tu cuerpo. Por estas razones es imprescindible tener el control de la mente para disfrutar de una vida saludable.

Ejercicios para practicar el control mental

  1. Respira con una inspiración nasal contando hasta tres, aguanta la respiración otros tres y expira en el mismo tiempo. Practica este ejercicio cinco veces para constatar tu respiración.
  2. Practicar juegos mentales, como sucesiones de números o sudokus y juegos de lógica, es un buen entrenamiento para agilizar tu sistema cerebral y reconducir tu mente favoreciendo la concentración.
  3. Cambia de mano para hacer alguna actividad, esto te obliga a estar atenta y concentrada al romper la rutina.
  4. Aprende algo nuevo para activar las conexiones de tu cerebro.
  5. Introduce en tu dieta los frutos secos, aceite de oliva y grasas saludables como las de pescado. Tu cerebro necesita estas grasas buenas.

Es importante que no tengas prisa, intentar bloquear la mente o luchar contra un pensamiento es lo que más te dificulta tu labor de control mental. Ejercita cada día alguno de estos consejos. Cuando controles tu mente, serás protagonista y dueña de tu propia vida.

Si estás en un periodo donde tienes dificultades para conseguir este objetivo, la terapia holística te puede ayudar.